Download El Respeto: Sobre la dignidad del hombre en un mundo de by Richard Sennett PDF

By Richard Sennett

New product. by no means used!

Show description

Read or Download El Respeto: Sobre la dignidad del hombre en un mundo de desigualdad: Respect in a World of Inequality (Spanish Edition) PDF

Similar no-ficcion books

Tras el Buho de Minerva: Mercado Contra Democracia en el Capitalismo de Fin de Siglo (Temas Historia) (Spanish Edition)

Investigaciones en torno a algunas interrogantes fundamentales relativas a los angeles contradicci? n entre capitalismo y democracia: las formas que asume este antagonismo, los equilibrios que admite y los l? mites estructurales que el primero impone a los angeles segunda. l. a. g? nesis de estas cuestiones remite a dos factores principales: los angeles lenta maduraci?

Los condenados de la tierra (Spanish Edition)

Los textos pol? ticos de Frantz Fanon reunidos en este volumen, abarcan el periodo m? s activo de su vida -de 1952 a 1961, fecha de su muerte-. Reagrupados por orden cronol? gico, estos escritos se han organizado en cinco partes, que hablan del colonizado, el racismo y los angeles cultura de Argelia, de l. a. liberaci?

¿Qué es esa cosa llamada ciencia?

Fresh. send world wide

Extra resources for El Respeto: Sobre la dignidad del hombre en un mundo de desigualdad: Respect in a World of Inequality (Spanish Edition)

Example text

Ya conocemos a Feced. Tejedor y Pellejero eran policías disimulados que había presentado Feced como “compañeros” recién llegados de Rusia con la misión y medios para suprimir a los tiranuelos. Feced se encargó de la preparación del plan y de los explosivos, que resultaron bombas cargadas con aserrín. Solicitó el concurso de cinco auténticos elementos de acción e hizo venir de Valencia a Claramonte, con su sidecar. Estos seis hombres eran los solos auténticos terroristas. El día del atentado Feced, Tejedor, Pellejero y Claramonte se dirigieron a Barcelona.

La UGT fue la única organización en dar este paso humillante. Digámoslo en las duras palabras de un político conservador: “Pero el Partido [Socialista], como tal partido, lejos de condenar el pronunciamiento, le secundó, suprimiendo sus campañas, aceptando Largo Caballero el cargo de consejero de Estado, prohibiendo el órgano del Partido cualquier acto oral o escrito de violenta protesta y ordenando, en fin, que la colectividad se pusiera en línea con los príncipes de la Iglesia y con la aristocracia de la sangre”3.

Primo de Rivera, conocedor de los propósitos del rey, hizo la tontería de creer que, evidentemente, era el padre de la dictadura. Por una circular enviada a los jefes militares que creía adictos, trataba de revalidar su pronunciamiento de 1923, esta vez dirigido abiertamente contra el monarca. ”. Tal sería la respuesta que el rey, revestido de valor, envió al conde de Los Andes con el encargo de obligarlo a retirarse. El autor de aquel manifiesto del 13 de septiembre de 1923, en el que se ponían por delante los órganos de la masculinidad, se dejó llevar de la mano como un niño hasta la frontera, para morir oscuramente a los pocos días en París, en una habitación de hotel (16 de marzo de 1930).

Download PDF sample

Rated 4.26 of 5 – based on 36 votes